In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player
Joomla! Slideshow

INESPERADO: FALLECIÓ TUFIC HAFFAR

INESPERADO: FALLECIÓ TUFIC HAFFAR

(Desde El Este – Eduardo González) Ayer por la mañana inesperadamente falleció el ciudadano de origen sirio, Tufic Haffar, cuando ya había cruzado la frontera de los 70 años de edad y estaba pleno de energías para sus esperadas audiciones de radio.

Ayer, había pasado la hora 8 de la mañana y Tufic Haffar, no atendía la llamada de la radio Cadena Digital, lo que causó sorpresa entre los compañeros.

 

Posteriormente, se supo, que un ciudadano allegado golpeó la puerta de su casa y no atendió. Ante lo inesperado del hecho, un familiar directo habilitó a que se rompiera un vidrio para ingresar a la finca que está ubicada frente al Hotel Internacional del lado uruguayo.

Una vez en el interior de la finca, se supo que estaba agonizando con un cuadro de una aparente hemiplejia, disponiéndose de inmediato su traslado hasta el centro de la Médica Uruguaya, donde finalmente se supo de su deceso.

Dolor y desazón, ante la muerte de un referente de la cultura árabe. Nació en la ciudad de Canelones, vivió por algún tiempo en la ciudad de Alepo y luego se afincó en la ciudad de Chuy.

Siempre recordó a Samuel Priliac con lágrimas en sus ojos y sus comentarios entrecortados para referirse a la extrema generosidad de este pro hombre de la frontera.

Paseó por el mundo, estudió y abrió las puertas de su casa, presentando una mirada distinta a la de Occidente.

Nunca se olvidarán sus frases: "no creo en Dios, gracias a Dios", "no te olvides que domina el Imperio" y trajo conocimientos de los más diversos lugares, hasta cómo se vendieron las bombachas turcas para América del Sur o los jeans y sus pequeños bolsillos para guardar las pepitas de oro, desde Inglaterra a Estados Unidos.

Tufic Haffar, hacía reir y hacía pensar.

Cuando llegaron las familias sirias fue un referente para algunos de los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos de nuestro país.

Cuando se refería al país de origen de su padre, sostenía que Siria iba a ser destruida en un proceso de cinco años, tal como lo dijo un periodista británico.

Consideraba, que se trataba de un territorio estratégico y que se proyectaba el Gran Israel desde el río Nilo al Eufrates y la destrucción de Siria significaba la concreción de lo proyectado.

Le preocupaba la carrera armamentista y las industrias que se instalaban en algunos países de América del Sur, también sus inquietudes pasaban por los jóvenes que no estudiaban, ni trabajaban en Europa, suponiendo que se trataba de millones de ciudadanos sin rumbo.

Tufic Haffar, además de su mirada al mundo desde Chuy, tenía gestos sencillos y llenos de afectos: ir todos los días caminando de su casa hasta la Aduana, unos cinco kilómetros, para alimentar una perra solitara que lo esperaba vigilante.

Tufic Haffar, me llegó a decir que agradecía todos los apoyos que le había dado su compañera y que adoraba a sus hijas: Karla y Wad.

Sus restos eran velados en la ciudad de Chuy, posteriormente trasladados a la ciudad de Lascano y luego para la cremación en la ciudad de Mercedes.

Tufic Haffar, no te olvides: no creo en Dios, gracias a Dios

Fuente: Eduardo González – El Este

Información Adicional

Arriba
Abajo